Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

    El emperador Mutsu-Hito (1867-1912), introdujó en el Japón la civilización occidental. En algunos años, el país adopto las ciencias, artes y técnicas de Europa.

    Todo lo que provenía del antigúo regimen era mal visto, incluyendo las Artes Marciales. Con la introducción de las armas de fuego, las armas blancas y los sistemas de combate tradicionales perdieron vigencia. Solo los Samurais seguían fiel al antiguo bushido. Los especialistas en Jiu-Jitsu tuvierón que dar clases para vivir y los maestros abrir las escuelas privadas. Esta "fiebre" por lo occidental trajo también el debilitamiento de las costumbres, la tradición caballeresca desapareció rápidamente, arrastrando con ella las Artes Marciales.

    Todo esto se hubiera olvidado, si un hombre no lo rescata todo a tiempo. El se llamaba Jigoro Kano, nació el 18 de Octubre de 1863 en Mikaje, hijo de un intendente naval del Shogun Tokugawa. Delicado de salud, el jóven Kano media solamente 1 mt. 50 y pesaba 48 Kgs. A los 16 años quizo fortificar su cuerpo prácticando gimnasia y otros deportes. Pero su débil constitución, hacia que siempre fuera derrotado en los deportes, herido en su orgullo de hijo de Samurai decidió estudiar el Jiu-Jitsu.

    Su primer maestro fué Hachinosuke Fukuda que le enseño los secretos de la escuela del corazón del sauce (Tenjin-Shinyo-Ryu), pero Fukuda muere y Kano hereda sus manuscritos. Después estudia con el viejo Maestro Iso, volviendose vice-director de la escuela. Al morir Iso, Kano se encuentra otra vez sin profesor; estudia todos los libros y documentos que puede reunir, hasta uqe encuentra al maestro Iikubo que le enseña la técnica de la escuela Kito, basada en el combate con armadura.

    Poco a poco, Kano hace la sintesís de diversas escuelas y quiere crear su propia disciplina. En Febrero de 1882, se instala en el pequeño templo Budico de Eishosi y funda el primer "Dojo" (Kodokan). Reside  en el mismo templo con algunos alumnos ye labora su nuevo método.

    Su meta era un sistema de educación física formador de carácter y personalidad basado en el Jiu-Jitsu. Kano escogio las mejores técnicas de este arte, las más eficaces y racionales suprimiendo las llaves peligrosas  o no compatibles con el elvado nivel que queria lograr. Elaboró primero la técnica de las caídas y después el Judogui, perfeccionó los métodos de proyección, inventando también varias llaves.  El buscaba un "arte de vivir " y no un sistema de agresión asi que le dió el nombre de JUDO "Camino Flexible" a esa nueva ciencia.

    Jigoro Kano, a pesar de sus trabajos a los cuales dedicó toda su vida, tuvo una vida social y pública muy activa. Se graduó en la Universidad impérial de Tokyo en estudios de ciencias filosoficas y morales, fue profesor y rector en el colegio de nobles. Fue nombrado agregado a la casa imperial, director de la escuela superior  y secretario del ministro de la educación nacional.

    Entre otra  muchas actividades, también fué editor de la revista "Kokusiai" y "Kodokan" , director de la educación primaria nacional, presidente del comite del Butokukai (Centro de estudios de artes militares)  y el primer japonés miembro del comite olympico internacional lo que le valio ser presidente de toda la dederación deportiva del Japón, renunciando luego para ser consejero en la camara de educación física. Escaló todos los rangos imperiales hasta que murió en 1938 en el barco que lo traía al Japón en uno de sus innumerables viajes que realizó en todo el mundo . Le fue dado el 2 grado Dan de Judo.

 

MAXIMAS DE JIGORO KANO

Solamente por medio de la ayuda y las concesiones mutuas un organismo que agrupe individuos en número grande o pequeño, puede encontrar armonía y realizar serios progresos.

La sencillez es la clave de todo arte elevado, de la vida y del Judo.

El fracaso en la competición y en el entrenamiento no debe ser motivo de desaliento o aflicción, pero es señal de la necesidad de una mayor práctica y de esfuerzos más continuos.

El punto principal es elevarse por encima del problema de la vida y de la muerte, de la sensación de temor y de aprensión.

En todas las formas de entrenamiento, el punto más importante es librarse de los malos hábitos.

El valor de una cosa depende de la forma en que se aborda mentalmente, y no de la cosa en sí misma.

Si a veces es admisible un esceso de celo, éste termina siempre por convertirse en una fuente de peligro.

La idea de considerar a los demás como enemigos no puede ser más que una locura y causa de regresión.

El alto valor de la habilidad y de la calidad del arte no puede obtenerse más que elevándose por encima de la dualidad de competición.

Las fuentes estimulantes de la acción son el instinto creador y el espíritu de aventura.

La salud de la vida depende del juego armonioso de nuestros instintos.

Cada acción del cuerpo es tan importante como un eslabón en una cadena.

El conocimiento del cuerpo para ser eficaz, no es necesariamente el alto conocimiento  científico del ingeniero, sino, más bien el conocimiento práctico del obrero.

No se averguence de un error; cometería una equivocación.

EL mejor uso que se puede hacer de una espada es no emplearla; el peor, hacerlo.

A pesar de las apariencias "yo" y "mi" son el factor más descuidado en el pensamiento humano.

La dualidad es la condición de la vida, sin opuestos ni contrastes, la vida no es la vida.

El adversario es un compañero necesario para el progreso; la vida de la humanidad está fundada sobre esta base.

Ambición y rivalidad, cuidadosamente dosificadas, son los estímulos del progreso. Pero en excesiva cantidad se convierten en venenos mortales.